Los beneficios para vivir en una casa campestre

¿Por qué cambiar la residencia a una casa campestre?

Es comprensible que en un mundo tan ruidoso y crispado, las personas sueñen con huir al campo y disfrutar de la templanza y apacibilidad del medio rural.

Todavía existe la creencia de que los beneficios de una casa campestre son difícilmente conseguibles. Nada más lejos de la realidad. Veamos algunas ventajas de trasladarte al campo.

Ventajas de una casa campestre

1. Sin duda mejora tu calidad de vida

Al vivir en una casa campestre tendrás la sensación de poder respirar más profundo, hablando en todo el sentido de la palabra. Estas zonas campestres suelen estar lo suficientemente alejadas de las grandes ciudades, como para que no te expongas tanto a la contaminación ambiental, y así reducir el riesgo de enfermedades del aparato respiratorio.

Esto debido a que, en la ciudad estás expuesto diariamente a un aire bastante contaminado, resultado del ritmo de vida tan acelerado de todos los que la habitan. Mientras que, en una casa alejada, los niños crecerán en un ambiente más sano, y los mayores podrán disfrutar de un ambiente tranquilo y un entorno lleno de encanto.

Por otra parte, tú y tu familia estarán felices. Tendrás tanto espacio propio que dejarás de preocuparte por las cuentas. Que si bien es cierto en un apartamento en la ciudad es posible que estés cerca a todos los lugares que frecuentas; en una casa campestre el precio por metro cuadrado dejará de preocuparte.

2. ¡Menos costoso, más presupuesto… más espacio!

Hoy en día resulta ser un poco más complejo encontrar casas nuevas dentro de las ciudades que superen los 100 metros cuadrados. Lo que se pueda deber a:

  • Poco espacio para construcciones realmente ambiciosas en espacio.
  • Un costo por metro cuadrado más alto.

Así que empieza a sacar tus propias conclusiones y piensa muy bien en donde quieres invertir. Recuerda que, no está mal que tu sueño sea estrenar vivienda en el centro de una gran ciudad, tampoco que más bien prefieras el campo y la naturaleza; son estilos de vida. Lo realmente importante es que al final estés completamente satisfecho de tu decisión.

Revisa con juicio tus finanzas, haz una lista de tus interés y ve más allá. Basta con salir un poco a las afueras y realizar una búsqueda por los alrededores de la gran ciudad. Pronto descubrirás estupendas edificaciones. Serán espacios amplios y cómodos y a precios mucho más moderados y asequibles.

Ten en cuenta, si se reduce el precio, tu presupuesto será mayor y podrás hacerte a una vivienda más grande.

3. La tan anhelada privacidad en tu manos

Las construcciones de la ciudad suelen estar compuestas por grandes edificaciones verticales. Aquí el espacio es más reducido y además se convive con más vecinos. El debido respeto a aquellos que conviven en los apartamentos contiguos, impide en muchas ocasiones actuar con plena libertad.

Organizar una fiesta de amigos hasta altas horas de la noche, escuchar música a deshora, ver la televisión… se convierten en actividades que pueden molestar al vecino. En una casa campestre, la disposición de las viviendas está diseñada de tal manera que no molestes a nadie. Por ello podrás hacer lo que desees a la hora que quieras.  No habrá que temer causar perjuicios a terceros.

 

4. Adiós al tráfico y al ruido

Las calles están plagadas de vehículos y las actividades nunca cesan, por ende no habrá silencio alguno. No estarás realmente en calma ni siquiera cuando estés en casa.

Debido a la cantidad de carros transitando en todo momento, los traslados de un lugar a otro se pueden presentar molestos. Un solo trayecto perfectamente se te puede duplicar e inclusive triplicar en cuestión de tiempo.

En una casa campestre, si bien es cierto que estarás más retirado podrás tomar vías de acceso alternas y evitar encontrarte con el molesto tráfico pesado. Por otra parte, al llegar a tu hogar no escucharás el ruido que decenas de vehículos en un mismo espacio producen.

Es mejor llegar a casa y que lo único que escuches sea la flamante naturaleza. ¿Estás de acuerdo no?

5. Conéctate  contigo mismo y con la naturaleza

Cada día miles de personas se someten a una serie de actividades que no fomentan su felicidad. A menudo están absorbidos por sus trabajos y se olvidan de ellos mismos y de su bienestar.

Como sabemos que no quieres ser una de estas personas, te tenemos la solución en tus manos. Una casa campestre obliga a frenar muchos de los impulsos mencionados. Favorece la calma y enseña a prestar atención a las cosas que verdaderamente tienen importancia.

En definitiva, una casa campestre cambiará radicalmente tu forma de ver la vida y la manera de relacionarte con el entorno y con los demás. Este tipo de vivienda no suele estar muy lejos de la ciudad. En caso de necesidad, podrás estar en la ciudad apenas en unos minutos. Una ventaja más de optar por esta opción.

                       Información tomada de: http://www.viviendo.co
Todos los derechos reservados © Constructora Sintagma 2016
Diseñado y Desarrollado por: www.neuromedia.com.co

shop giày nữthời trang f5Responsive WordPress Themenha cap 4 nong thongiay cao gotgiay nu 2015mau biet thu deptoc dephouse beautifulgiay the thao nugiay luoi nutạp chí phụ nữhardware resourcesshop giày lườithời trang nam hàn quốcgiày hàn quốcgiày nam 2015shop giày onlineáo sơ mi hàn quốcf5 fashionshop thời trang nam nữdiễn đàn người tiêu dùngdiễn đàn thời trang